El placer de cambiar de opinión

  • A nuestro cerebro no le gusta cambiar de opinión
  • El camino del conocimiento es el descubrimiento
  • Solo tendremos el pensamiento menos sesgado posible

Con base en la evidencia expuesta por Daniel Kahneman (quien tenga criticas evidenciadas a estas ideas, bienvenidas sean), nuestro cerebro no es muy amigo a cambiar de opinión. No solo tomemos en cuenta los sesgos y heurísticas propuestas en su obra. De igual modo se puede complementar con otro tipo de sesgos descubiertos, tal como la disonancia cognitiva o el sesgo de confirmación.


En el fondo simplemente somos unos seres insignificantes en la vastedad del universo, no necesitamos amarrarnos a ideas, podemos ser libres para cambiar en ellas, si los hechos lo confirman

Nos gusta aferrarnos a nuestras ideas, nos gusta pensar que estamos en el lado correcto, pero casi nunca es así. Es importante abrazar la ignorancia, aceptar que nuestros limitados cerebros van a cometer fallos de razonamiento. Por lo cual nos hallaremos en la molesta situación de ver como nuestras ideas construidas en largo tiempo, se pueden derrumbar. La sensación puede ser amarga y entiendo la emocionalidad, incluso la ira, que puede generar esta situación. No obstante, a pesar de entenderla no la comparto; sesgos cognitivos masificados han liderado varias de las guerras de este mundo.

Sesgo de confirmación

Un consuelo para esto es pensar como propone Antonio Escohotado. El pensador español ha manifestado de diversos modos un pensamiento que puede ser reducido a lo siguiente: la magia del conocimiento es el descubrimiento, no la confirmación de nuestras ideas.

Pensaba John Keynes “when the facts change, I can change my mind; what do you do sir”. Si nos enfrentamos entonces a esa molesta situación, cuando todo parece indicar que otra persona tiene la razón, o los hechos son muy evidentes en nuestra contra; es mejor sentir alivio porque nuestra ignorancia es un poco menos. Este es el placer de cambiar de opinión.

A la final considero que reconocer lo ignorante que somos, nos puede llevar al placer del descubrimiento. En el fondo simplemente somos unos seres insignificantes en la vastedad del universo, no necesitamos amarrarnos a ideas, podemos ser libres para cambiar en ellas, si los hechos lo confirman . Por mi parte les recomiendo basar su libertad en la búsqueda de la evidencia, está aún te demuestra un poco más lo que no sabes. Los descubrimientos de la ciencia son más mágicos y abrumadores que cualquier superstición.

No les prometo una recompensa muy grande si deciden abrazar el hecho de cambiar de opinión. Finalmente, nuestra próxima idea también estará sesgada o limitada desde algún punto de vista. Por lo que más que alcanzar una verdad, lo máximo que se logrará es tener el pensamiento menos sesgado posible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s