Es por nosotros

¿Cuál es la razón para luchar contra el cambio climático?. La pregunta viene precedida de dos hechos: 1- Los humanos no somos capaces de destruir al planeta. 2- Nosotros somos víctimas y victimarios. Desde una posición nihilista, he aquí algunas razones para unirse a esta lucha.

El cambio climático ya llegó y es uno de los grandes desafíos para la humanidad. La misma humanidad, donde se incluyen a los negacionistas del cambio climático, solemos olvidar que este tipo de fenómenos no ocurren como en las películas. Es decir, no va a ser  que un día despertemos y veamos las noticias en donde el titular sea “Hoy inicia el cambio climático”. La realidad es que el problema ya comenzó y hemos de utilizar todas nuestras capacidades para poder salir adelante.

Los datos ya están presentando el deterioro de la biodiversidad. Esta estadística era una de las medidas claves  a la hora de evaluar el daño causado por la humanidad. El declive en diversas especies está en proceso, siendo uno de los objetivos principales crear medidas políticas para hacer repuntar la biodiversidad.

 Por otro lado, el constante derretimiento de los polos está siendo otros de los grandes problemas, en especial por el peligro que representa la subida de los niveles del mar. La temperatura media del planeta ha ido creciendo a un constante ritmo.

Aspectos como los anteriormente mencionados, aumenta la posibilidad de alimentar al exagerado discurso que somos lo peor que le ha pasado al planeta. Siendo los humanos un desastre, la evidencia geológica nos recuerda que no somos lo peor.  A pesar del daño que hemos causado (el cual no se trata de subestimar), tenemos que asumir un poco de humildad y es que los humanos no tenemos el poder para destruir al planeta;o al menos en su visión apocalíptica de eliminar la vida sobre la faz de la tierra.

Por fortuna, el planeta y la vida han podido resistir los más grandes golpes a través de la larga historia geológica. A través del conocimiento actual, se ha determinado que ha habido cinco extinciones masivas, una de ellas nos recuerda un poco a nuestro daño actual.   Diversos geólogos han planteado que la extinción del Triásico-Jurásico vino producto de la separación de la Pangea y de una inusual actividad volcánica, que entre otros efectos, elevó los niveles de CO2 para generar un devastador efecto invernadero.

Uno de los factores que hace que la vida no sea mayormente presente en otros planetas es la actividad volcánica. Un planeta se forma a partir de una serie de accidentes donde la mayoría de las veces no se crean las condiciones para la vida. Venus por ejemplo, es prácticamente una colección de volcanes que le ha hecho imposible construir una atmósfera que resista a los embates del Sol.

La actividad volcánica en la extinción del triásico- jurásico nos ha revelado que la cantidad de CO2 producido en aquel tiempo sobrepasaba por completo a nuestros indicadores actuales. Es decir los volcanes realmente fueron un peligro mayor para la biodiversidad de lo que hemos podido llegar a ser nosotros.  Sin embargo, la vida siempre emergió y el planeta siguió existiendo.

La idea que los seres humanos podemos destruir el planeta es absurda. Sin duda alguna somos capaces de hacer un incalculable daño, pero el fin del planeta tierra o al menos de la vida como la conocemos está lejos de ocurrir por los factores internos. Aspectos como el proceso del sol, el cual pasará a ser una gigante roja que se tragará todo lo que está a su alrededor; para luego contraerse en una enana blanca, es un fin más concreto del planeta.

Un poco nuestra soberbia nos ha hecho pensar que el planeta va a perecer, pero eso no va a ser así. Por más dañinos y destructivos que seamos, el planeta y la vida, son mucho más poderosos que nosotros, y eso está bien. El planeta estará con o sin los humano, ha sido capaz de resistir ataques de meteoritos o a las misma entropía del universo. No está a nuestro alcance la posibilidad de destruir el planeta, por lo que el discurso de “salvemos al planeta” sobra.

Entonces ¿por qué tomar las medidas contra el cambio climático?. La respuesta es sencilla:  por nosotros. La especie humana es la que se está condenando a partir de generar condiciones climáticas que van a ser plenamente adversas para nuestra existencia y mucho más para este mundo al que nos hemos acostumbrado a vivir. Ciertamente, si usted es un misántropo, creo que estará de acuerdo que lo mejor que puede pasar es que el cambio climático sea tan feroz que nos deje aniquilados.  

Tomado desde: https://climate.nasa.gov/climate_resources/9/graphic-earths-temperature-record/

Es cierto, que no solamente nuestra especie está en peligro, quizás nuestro mayor daño sea que junto a nosotros nos llevemos a una inimaginable cantidad de especies.  Eso es tristemente nuestro peor ataque; inclusive algunos apuntan que actualmente hay una especie de extinción masiva. De esta última, los humanos sí tenemos influencia y hay quien apunta a pensar que esta es la extinción masiva del antropoceno.  Esto por supuesto es una tragedia, y no pretendo minimizarla al decir que el planeta va a seguir sin nosotros.

De esta última, los humanos sí tenemos influencia y hay quien apunta a pensar que esta es la extinción masiva del antropoceno

Seguramente habrán  especies que se podrán a adaptar a condiciones más adversas. Hay animales como las cucarachas que pueden resistir altos niveles  de radiación. Así que ni siquiera una guerra nuclear va a eliminar la vida sobre la faz de la tierra. La buena noticia es que habrán especies capaz de superar estos problemas, ellas seguirán su rumbo biológico   por este planeta; quizás ignorando la culpabilidad humana en este desastre.

Personalmente tomo postura  favor de cualquier trabajo que esté en búsqueda de reducir nuestro impacto en el medio ambiente. Aunque personalmente me gustan los animales (no pretendo ser hipócrita porque tal como la mayoría de seres humanos ignoramos la existencia de la mayoría de ellos), el trabajo es principalmente buscar la posibilidad de seguir como especie y ver cuantas otras podemos evitar a que desaparezcan.

Por lo anterior creo que no hay un deber moral para estar a favor de la lucha contra el  cambio climático. Finalmente es una trampa que nos estamos metiendo los mismos humanos, que a pesar que se lleve consigo muchas más especies, finalmente nosotros seremos incluidos en la lista potencial de desaparecidos en el largo plazo.

El mundo sin humanos tampoco sería una época de amor y paz en la naturaleza, las especies sobrevivientes van a seguir existiendo, van a seguir habiendo predadores acabando otros animales. Los mismos accidentes geológicos no descartan la posibilidad de otra actividad volcánica que también sea tan desastrosa para la biodiversidad, que haga ver ridículo el daño que hemos causado los humanos.

Solamente por ahora nos queda la posibilidad de mejorar el medio ambiente y para ello, el capitalismo como sistema económico tiene que ser reformado. Del mismo modo, la conciencia de los seres humanos debería modificarse en pro de salvaguardar al menos nuestro futuro cercano.

Un comentario sobre “Es por nosotros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s