Tempestades de acero

Primera guerra mundial, trincheras, la muerte como paisaje, la búsqueda de la gloria. Estos son algunos de los temas principales de la obra del escritor alemán Ernst Jünger . He aquí una apreciación a su texto

Autor: Ernst Jünger fue un escritor alemán, conocido principalmente por su trabajo a la hora de relatar sus memorias de la primera guerra mundial.  Sus primeras obras fueron precisamente sobre este acontecimiento, tomando principalmente nota de sus escritos en medio de las trincheras. Con los recuerdos de la guerra más lejanos, el autor incursionó en otros temas como por ejemplo el entendimiento de los efectos psicodélicos y en general de las drogas.

Jünger se puede catalogar como un autor capaz de recrear asertivamente las emociones producidas por el hostil entorno. Es un narrador capaz de explicar claramente el terreno donde se desenvuelve y eso también es evidente en su trabajo con las drogas.

Análisis de la obra:  

El trabajo de Ernst Jünger en materia de describir el horror envuelto en la primera guerra mundial, se ha dado a partir de diversos trabajos literarios. En el caso de “Tempestades de Acero”, considerado su ópera prima, nos hallamos ante los relatos recolectados de sus propias notas. Junger tiene una gran habilidad para el detalle, por lo que su historia (vale la pena aclarar que la obra se leyó traducida) a través de sus descripciones,  nos lleva a un simple ejercicio de empatía al sentirnos transportados hacia aquellas trincheras.

Puede ser leído como una autobiografía de un sobreviviente en la primera guerra. El relato principalmente se centra en las observaciones mismas del autor. Esta obra escrita en primera persona más que dar tiempo a la reflexión de cada momento nos lleva a una embestida de hechos. A cierta velocidad Jünger nos revela batallas, desplazamientos, incontables compañeros muertos; todo esto en un proceso de tres años.

Es importante mencionar algunas asuntos sobre la obra; y es que a pesar de la crudeza donde se relata esta decadencia humana,  Jünger no se muestra como un antibelicista. El autor encuentra una especie de gloria en toda esta masacre y en el hecho de poder servir a su país en la guerra. Por lo que grandes cuestionamientos a la naturaleza misma de la guerra no son tan evidentes en el pensamiento de Jünger.

Algunos han tachado la obra como una apología a la violencia, ciertamente hay elementos de la obra que lo permiten juzgar así. En síntesis, el libro no es un tratado moral de la necesidad del conflicto o no, simplemente estamos ante una serie de relatos sobre los sucesos en la primera guerra mundial, una recolección de hechos captados a través del lente del autor.


Aunque la falta de postura sobre la guerra del autor es evidente, también es cierto que sus relatos precisamente demuestran el lado deshumanizante de un conflicto. En especial, él retrata las dificultades de los individuos en las trincheras. Ahí  Junger expone cómo era el día a día en ellas, por lo que el simple ejercicio imaginativo puede llevar a una desolación en la medida que conocemos estos eventos infrahumanos.

Los sentimientos antes de cada batalla, el constante sentimiento de poder ser asesinado, el poco sueño, la escasa comida, entre otros; nos hablaban de un escenario no propicio para una vida digna. Un punto importante para centrarse en la obra es ir observando el proceso mental del autor, quien en cierto punto ya llega a ver esta dinámica de ver muertos como algo no solamente normal, sino tedioso.

Entre las trinchera en la primera guerra mundial es el espacio donde se desarrolla gran parte de la obra.

Desde una postura amplia “tempestades de acero” nos hace un recorrido por aldeas que posiblemente el lector no europeo no reconocerá. Una serie de personajes quienes son mencionados una o dos veces antes de ser asesinados. Las promesas de batalla, el compañerismo y la lucha por triunfar. Hemos de recordar que estamos ante un contexto de guerra, la más grande hasta ese momento de la historia humanidad. Si bien por ejemplo Marque con “sin novedad en la frente” hace una crítica constante al conflicto; Jünger nos aterriza a la razón de todo esto: obtener la victoria.

Cada uno de nosotros sabia bien que ya no podíamos vencer. Pero el adversario debía ver que el espíritu viril aun no había desaparecido

Ernst Jünger

Durante el relato, el protagonista en diversos momentos abandona el campo de batalla. Tres años es suficiente tiempo para ser herido o incluso ver la muerte muy cerca.  Uno a uno el autor se centra en demostrar cómo han sido sus heridas de guerra. Un hecho curioso es que los diversos recesos no son contados. el autor no menciona por ejemplo cómo era su vida al llegar a su ciudad y mucho menos las conversaciones que se tejían sobre la necesidad de la guerra. Estos detalles pasaban por alto ya que lo importante era la descripción viva del conflicto.

En resumen, si el interés del lector es conocer de primera mano aspectos bélicos, incluso estrategias de combate, esta obra puede ayudar mucho. El escrito entra en detalles en materia  de inteligencia militar.

En materia descriptiva el libro es explícito en contarnos los asesinatos e incluso aspectos como la apariencia de una trinchera. No hay filtros para Jünger quien habla de las trincheras como lugares con  olores fétidos, carne desahuciada y picoteada y la eliminación de todo asunto ético. En esta materia, Jünger es capaz de recrear a través de su pluma las horas que pasaban en medio de un bombardeo, en especial esa sensación de suerte al estar vivo. Porque si  hay algo se puede inferir del escrito, es que sobrevivir a una guerra de estas es más un asunto de suerte que de cualquier mérito inventado.

Tempestades de acero es una obra recomendada a quienes en esencia quieren conocer los adentros de una batalla de la primera guerra mundial. Es dirigida también para los amantes de estrategia militar o para aquellos a quienes su curiosidad los guía a querer conocer los pormenores de la primera guerra mundial desde adentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s