El libro tibetano de la vida y la muerte

El libro tibetano de la vida y la muerte es un texto con un valioso acercamiento hacia la concepción budista de lo que significa vivir o morir. Según el autor esta es una obra compuesta por diferentes objetivos, siendo quizás el más importante  humanizar la realidad más cierta que tenemos: la muerte. 

Autor: Sogyal Rimpoche: Nacido en el tibet, Sogyal es un Dzogchen Lama.  Como guía espiritual ha sido líder y fundador del movimiento Rigpa. No ha sido un autor prolífico, siendo casi que su única y principal obra “el libro tibetano de los vivos y los muertos”.  Más adelante, Sogyal se encontraría con problemas con la justicia especialmente por un asunto de abuso. Aspecto que por cierto derivó en un escrito sobre el tema autor-obra. 

Obra: Primeramente no hay que confundir la obra con el Bardo Thodol. Este último es el Libro Tibetano de los muertos. Dicha obra  consiste en una serie de ritos que se han realizado por siglos al momento en que una persona fallece. Siendo así el Bardo Thodol un texto guía  para quienes se encuentran en la situación de ver a un ser cercano morir. Por otro lado, también es una explicación de la cosmovisión budista sobre los siguientes pasos después que el cuerpo muere. 

De la anterior obra, se basa el texto de Rimpoche, quien a la larga  quiso darle una profundidad mayor a los conceptos tratados en la versión original. En este caso no es un texto guía para los procesos relacionados con la muerte, sino una serie de  enseñanzas con respecto a la vida, y sobretodo la presentación del concepto de vida-muerte en los tibetanos.   

La obra se desarrolla en diversas etapas; inicialmente el autor busca  dar a entender la raíz de la espiritualidad tibetana, la cual yace sobre la idea de mente. Para los tibetanos, el concepto de vida y el concepto de muerte, únicamente pertenecen al terreno de lo mental. La mente se encargó de crearnos la conciencia de la vida y así mismo sostiene la noción de la muerte. 


Por lo anterior, y permítanme aquí abandonar parcialmente el rigor de análisis del texto, para presentarles una pre concepción personal.  Debo aceptar que mi mayor miedo siempre ha sido la muerte en todas sus presentaciones. El poder que tiene esta idea sobre mí me ha generado grandes angustias existenciales, además de un inefable terror. En este punto la primera parte del texto y sobretodo la concepción de la muerte como algo mental fue algo que me ayudó un poco a reducir dicha ansiedad y a entender la muerte en un método más ameno. 

En términos concretos, Rimpoche plantea que el hecho de estar vivo es una experiencia que sentimos gracias a que tenemos  la conciencia para ello. Esto anterior se puede respaldar con base en la neurociencia, donde se argumenta que en nuestro cerebro realmente yace la idea de estar vivo o no. Si nuestra mente no fuera capaz de hacernos entender que estamos vivos, si la conciencia misma no nos hiciera caer en esta realidad, el dilema existencial de la muerte no tendría la importancia que le concebimos. 

Sobre esta base es que se construye el concepto de bardo,  el cual es elemental para el entendimiento de la cosmovisión del budismo, no solamente el tibetano, sino de toda la escuela en general.   Los Bardos en términos exactos, son unos estados que la mente atraviesa a la hora de experimentar la realidad. El Bardo va más allá de la idea del cuerpo, recordándonos así que la división mente-materia existe en el budismo. 

Los Bardos según los budistas, se constituye en un cambio entre estados que van más allá de la idea binaria de vida-muerte. Para el Budismo, estos dos conceptos hacen parte de un mismo ciclo que involucra la reencarnación o la elección del vientre, siendo el objetivo final hallar la iluminación en cualquiera de estas fases.  

El budismo es una escuela que principalmente ha entendido que la esencia de la realidad es el cambio, todo va a desaparecer y esto es a algo que debemos aceptar. El concepto de permanencia no es congruente con la realidad diaria  a la que nos encontramos. Todo muere, todo desaparece y eso es algo que de un modo u otro nos debemos acostumbrar.

Otro punto de la obra que es interesante abordar es el relacionado con el modo de tratar a la gente moribunda. Rimpoche defiende claramente la idea de una muerte digna y de un trato humano hacia los moribundos. Esta  parte de la obra es sumamente útil para quienes atraviesan la enfermedad o la muerte de un ser querido. En este punto es que se desprende una crítica hacia el modo en que hospitales deshumanizan el proceso de morir. El autor considera inconcebible que miles de personas vean sus últimas horas en una sala fría llena de tubos y rodeado de personas que el moribundo no conoce. 

Entre los diversos consejos que Rimpoché presenta se encuentran: 

  • Darle a entender al moribundo que todos sus amados van a estar bien, que la persona puede descansar
  • Incitar a que el moribundo perdone y pida perdón por todos los errores cometidos en el tiempo de vida. 
  • Dedicarse a escuchar al moribundo y evitar tocar temas que confronten su visión de vida y muerte

Finalmente, el otro concepto que es planteado es de la ética budista. Durante esta parte se exhorta a cultivar una existencia dedicada hacia el trabajo constante de la propia mente. Para ello ofrece ideas de carácter espiritual para la construcción de una vida diferente.

Hay quienes plantean que la obra es proselitismo budista y en cierto punto tienen razón. Si bien es cierto que en la obra se muestra la visión  del mundo budista, no se propone la idea que esta es la única forma de espiritualidad válida. En este apartado, se hace uso de una muy sincera apreciación hacia los conocimientos alternos con respecto a la vida y la muerte.

Otro aspecto positivo es la enseñanza de la práctica de la compasión. Una ética enfocada principalmente a tratar de  ponerse en los zapatos del otro y sobretodo ser abierto al sufrimiento. El acercamiento al sufrimiento ajeno no debe provenir de la lástima, la compasión es producto que los seres humanos estamos amparados bajo el manto del sufrimiento y nadie está exento de ello.

  “Los Bardos en términos exactos, son unos estados que la mente atraviesa a la hora de experimentar la realidad. El Bardo va más allá de la idea del cuerpo, recordándonos así que la división mente-materia existe en el budismo”. 

La obra es recomendada especialmente  a quienes tienen un poco de ansiedad con el tema de la muerte, para aquellos que tienen un proceso existencial de reconocimiento de la cara del fin. Posiblemente el libro no resuelva todos los líos existenciales, pero al menos se introducirá a una conclusión que viene producto de  siglos dde trabajo de una cultura tradicionalmente lejana a la occidental. Por lo que su característica de ser algo alterno juega favor. 

También es una obra recomendable a quienes quieran conocer del budismo y su cosmovisión. Por último es una obra interesante para el que se quiera introducir al mundo del pensamiento tibetano e inclusive ofrece guías para adoptar algunas prácticas como meditación o la enseñanza de la compasión.

Un comentario sobre “El libro tibetano de la vida y la muerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s