Hablar de Democracia en Colombia

Cuando se habla de Colombia en materia de democracia se vislumbra una  compleja paradoja. Por un lado existe la idea que Colombia es el país con la democracia más estable del continente, desde hace más de 60 años que todos los gobernantes han podido terminar sus periodos.  A pesar de esta estabilidad institucional, ciertos derechos inherentes a la democracia no se han podido establecer y es aquí donde subyace la contradicción de este concepto en el contexto nacional. 

Al hablar de democracia prefiero tomar el concepto como la propone la revista británica “The economist”. Anualmente dicho medio  presenta un índice de democracia en todo el mundo, para ello, el concepto se mide a través de grados, más que la idea absolutista  si hay o no democracia. Bajo ese criterio, The Economist cataloga a Colombia como una democracia débil, más cerca de convertirse en un régimen híbrido  que en una democracia plena.

Considero que Colombia  es un país bien pensado (especialmente desde  1991) pero mal ejecutado. En términos institucionales no se puede negar que los dirigentes del país han podido mantenerse en el cargo y no ha ocurrido un golpe de estado desde hace más de medio siglo.

Por el otro lado, ha habido avances importantes en la separación de poderes, aspecto que ha evitado que un gobernante pueda atornillarse en el poder como puede ocurrir cuando estas instituciones son débiles. Esto se puede ejemplificar cuando la corte constitucional evitó que Uribe se pudiera reelegir por segunda vez en el 2010

En la actualidad, las ramas del poder han creado un sistema de pesos y contrapesos que ha permitido de un modo bastante imperfecto, que una dictadura como por ejemplo hoy tiene Venezuela con Maduro no se haya presentado. Esto no quiere decir que no hayamos estado cerca de un autoritarismo institucionalizado o que  el riesgo se encuentra actualmente eliminado. 

5b67751312977

Existen ciertas garantías que permiten pensar que este sistema puede  limitar el poder de los infaltantes caudillos sedientos de poder. Solo para ejemplificar un poco el mejoramiento del sistema de pesos y contrapesos, tenemos estatuto de oposición producto del acuerdo entre el Gobierno y las Farc.  

El estatuto de oposición  brinda algunas garantías para aquellos que se definan como opositores al gobierno, permitiéndoles de esta manera un cierto espacio en medios donde se puedan mostrar sus inconformidades; además de un apoyo económico para estos fines. Si se piensa que Duque ha sido un mal presidente, se tiene que agradecer al hecho que ha sido uno de los gobernantes con más limitaciones institucionales en la historia reciente del país. Algunos de sus planes han sido frenados por las otras ramas del poder.  

Ahora bien, existe por el otro lado la tesis que en Colombia existe una especie de conspiración entre una élite más económica  que política, lo que precisamente hace inviable la idea que haya algo parecido a una democracia plena en Colombia. Un poco la idea que puede expresar esto es lo que menciona William Ospina en su obra “Donde está la franja Amarilla” ahí, el pensador colombiano manifiesta que el periodo de La Violencia no fue una lucha real entre ideologías.

Ospina propone entender dicho conflicto como una matanza entre conservadores y liberales pobres mientras que los sectores privilegiados pudieron afianzarse mejor en el poder, como por ejemplo con la solución del Frente Nacional. 

Sobre dicha apreciación hay un punto que no comparto y es la idea que todos los poderosos trabajan alineados. Entre los ricos existen diferencias, existen diferentes visiones del mundo que algunos pueden considerar más importante que el solo factor económico. La voluntad de poder también es presente entre las élites, donde la misma naturaleza competitiva humana los lleva a querer imponer sus visiones de la realidad. 

Considero que no hay una evidencia suficientemente clara que pueda confirmar que hay una especie de conspiración entre todos los poderosos del país, para así poder dominarlo a sus antojos. Si entre los pobres hay diferencias por ejemplo que puedan llevar a que uno quiera impedir el avance del otro, de este mismo modo sucede entre los ricos.

Es cierto que existen alianzas, planes de conspiración (no una gran conspiración ejecutada) y búsquedas de poder conjunta entre partes de esta élite, pero la totalidad de dichos individuos no se hallan en una búsqueda conjunta de poder. 

laureano

Laureano Gómez como defensor de la presencia de la iglesia en el estado

Podríamos pensar que en medio de la élite hay dirigentes plenamente católicos quienes verían con buenos ojos un fortalecimiento de la influencia religiosa en las decisiones del país. En esta misma élite existen quienes defienden el estado laico, personas no necesariamente religiosas que moverán sus influencias para mantener una sociedad con la iglesia separada del estado.

Ahora bien, el problema radica en que derechos fundamentales para la democracia como es la libertad de expresión no son ejercidos plenamente en el país. Todavía en Colombia se está en una situación donde se mata a la gente especialmente por razones de pensamiento y en ocasiones el estado ha oficiado como ejecutor de estos asesinatos.

Un ejemplo ha sido la masacre de los líderes sociales; algunos esfuerzos en materia de investigaciónhan podido confirmar ciertos patrones  entre todos estos asesinatos. Líderes han muerto a causa principalmente de incomodar a ciertas élites regionales, en especial los asuntos más delicados han estado relacionados con la cuestión tierra. Por otro lado tampoco se puede  negar la persecución histórica que ha tenido la izquierda colombiana. 

Se podría caer fácilmente en la idea que esta represión sobre esta línea de pensamiento es producto de los actos terroristas cometidos por las Farc u otras guerrillas. Pero este problema es más antiguo, dirigentes conservadores y la iglesia católica estuvieron en primera fila para impedir que el pensamiento socialista llegase libremente al país.   

Este aspecto no solo ha dejado muertos sino también miedo. El estado ha sido cómplice de limitar el derecho de expresión de las ciudadanías; las constantes represiones a protestas o la complicidad en algunas masacres cometidas por paramilitares, han mostrado que el estado no ha podido garantizar la posibilidad que las personas manifiesten libremente su forma de pensar. 

Todo esto no ha dejado solo muertos, sino también miedo. Hay en este país voces calladas que podrían ser interesantes para el debate sobre el devenir del país. Estos sin-voces son de aquellos que han forjado un pensamiento crítico, pero sienten naturalmente temor por perder su vida a causa de manifestar sus inconformidades o puntos de vista. 

 Personalmente son muy pocas las ideas que comparto con el socialismo, pero matar a las personas por su pensamiento es una acción que debe ser eliminada si lo que se busca es una sociedad democrática.  Tampoco se puede negar que el terrorismo ha manchado la imagen de la izquierda, pero las ideologías (por malas o buenas que sean) no se escapan del deseo de ejercer violencia de algunos individuos. . 

En términos generales en Colombia hay una ausencia de garantías a la hora de crear una oposición, a pesar de todo con el tiempo se ha ido mejorando desde la institución. Pero si todavía hay vidas que se están perdiendo a causa de dar un punto de vista, cualquier avance por bueno que sea es cuestionable. 

En conclusión el concepto de democracia bajo su complejidad no nos ofrecer a dar una respuesta sencilla a la pregunta si en Colombia hay o no democracia. A lo que se apela es a tratar de demostrar que en Colombia hay avances, una mediocridad muy propia de esta nación, pero todavía lejos de ofrecer ciertos derechos fundamentales para poder pensar libremente y vivir en una democracia plena. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s