Una historia escrita por asesinos

Aún hay tiempo, grandes de nuestros avances humanos no se han dado sino hasta un relativo corto tiempo. A pesar que ha habido un mejoramiento evidenciable, ciertos rasgos de nuestra indeseable humanidad aún palpitan entre nosotros. La violencia aún está,  y la historia política humana (hasta ahora) se ha escrito especialmente desde los asesinos.

 

Con respecto a mi opinión sobres los seres humanos en general, adopto una posición tibia. Admiro completamente cómo esta especie fue capaz de ir más allá de sus capacidades al punto de desafiar la entropía, para así tener este imperfecto mundo; que a pesar de todo ha ido mejorando para una considerable porción de la especie. Por el otro lado y gracias al avance humanista que ha elevado nuestros estándares morales, no puedo obviar una característica esencial de nuestra relativamente corta historia como especie inteligente, los asesinos han sido también escritores de nuestro relato humano.

Carl Sagan planteaba en su texto ¿Qué es lo humano?, que la diferencia nuestra con el resto de seres vivos obedece más a cuestiones de grado que de naturaleza. Los aspectos positivos tales como la compasión, la empatía o la bondad han sido evidenciados en otras especies. Especiales son los casos de los mamíferos que se organizan en sociedades complejas tales como los delfines o chimpancés.

Nuestros aspectos negativos también son replicables, la idea de una naturaleza sana donde todos trabajan conjuntos entra en cuestión al ver cómo las especies son capaces de aplicar un gran daño sobre otras. El asunto es más dramático si se entiende que no es una lucha entre especies, dentro de una sola se desarrollan actividades violentas en pro en ocasiones de garantizar la sobrevivencia de un linaje para determinado grupo de genes. Sobre esto último, Richard Dawkins ha planteado el rol central de los genes en el entendimiento biológico.

Estos aspectos biologicos son evidenciables a través del uso del poder que ha adquirido el ser humano. Hemos sido capaces de crear un negocio a escala industrial que se basa en la muerte de animales como pollos, vacas o cerdos. Sin embargo, de un modo altruista también hemos sido capaces de formar veterinarios, quienes utilizan todo el conocimiento de la ciencia a favor de salvar la vida de otras especies animales; superando de este modo aquel natural antropocentrismo.

La historia humana es la evidencia palpable de todas estas naturales actitudes. Entendiendo las limitaciones propias que tiene el estudio de la historia, donde el conocimiento actual puede variar ligera o abruptamente dependiendo de las nuevas evidencias. En la historia de los pueblos hay un elemento bastante persistente y este ha sido la violencia.

La guerra o la violencia ha sido y es entendida por diversas culturas como una especie de destino manifiesto. A los hombres se les ha preparado para eventualmente defender su territorio de los invasores, independientemente si había alguna diferencia entre estos individuos .Del mismo modo también han sido entrenados para complacer los intereses expansionistas de sus líderes. Cabe anotar que la violencia per sé no lleva mucho tiempo siendo cuestionada como el mecanismo principal para resolver conflictos. Recordemos que diferentes evidencias recolectada apuntan a que uno de los factores relacionados con la primera guerra mundial (por citar un caso) , fue el espíritu de la época deseoso por el conflicto y la gloria de determinado pueblo.

La guerra no fue vista como algo negativo, posiblemente hasta que empezamos a entender que se había convertido en algo muy diferente a ese enfrentamiento cuerpo a cuerpo que primó durante el devenir de los siglos perecederos. La guerra se transformó y con solo hundir un botón se podían aniquilar miles de vidas, de esta manera la amenaza de los conflictos nucleares se constituyó en una espada de Damocles para las sociedades.

A pesar que podemos encontrar defensores de la paz a través de la historia, ciertamente es que solo después de la segunda guerra mundial empezamos a crear realmente instituciones estables que estuvieran encargadas de mediar conflictos entre estados. Las diferentes instituciones y un espíritu de la época en el cual la violencia se ha ido cuestionando, ha permitido hacer por ejemplo que hayan algunas generaciones de europeos que nacieron y murieron sin haber tenido que enfrentarse directamente a una guerra; esto desde un punto de vista histórico es la excepción a la regla.

El hecho que la justicia la hagan los vencedores, hace que un crimen como lo fue la bomba atómica no haya sido condenado.

El hecho que la guerra sea algo visto negativamente desde hace relativamente poco tiempo nos permite cuestionarnos algo más profundo y es el entender quiénes son los héroes o los personajes que han escrito la historia.

Si nos adentramos a hablar de personajes políticos, en la historia nos podemos encontrar con quienes de un modo u otro han asesinado gente para validar su nombre o la idea que buscaban defender. Personajes como Alejandro Magno, Gengis Khan, Octavio Augusto, Manco Kapac, Atahualpa, Qin Shi Huang, Sundiata Keita, entre tantos otros, debieron su reconocimiento gracias también a la violencia.

Podríamos brindar un ejemplo y es imaginarnos haber nacido en una población cualquiera de la antigua Persia en el 330 AC. Ahí, nos podemos identificar como un poblador que ve como llega una avalancha de hombres a asesinar, secuestrar e inclusive violar a las personas que se encontraban asentados en el territorio. Siendo usted testigo de ello, habiendo presenciado el momento en que sus seres queridos fueron exterminados, ahora es su turno y usted es asesinado. Quien comandaba esta expansión era Alejandro Magno, quien para muchos se ganó su mote de héroe al ser el que expandió el imperio heleno y ser sin duda alguna una de las grandes figuras de la antigüedad.

En el caso colombiano podríamos tomar como héroe a un tipo como Simón Bolívar. Más allá de aquellos hechos por lo que es recordado, hay que tener en cuenta que Bolívar asesinó no solamente colonizadores sino que también estuvo involucrado en el asesinato de inocentes. Su nombre ha sido lavado y pasará a la historia como uno de los “libertadores” de Colombia, pero ser un héroe representó ser un asesino también.

La guerra se transformó y con solo hundir un botón se podían aniquilar miles de vidas, de esta manera la amenaza de los conflictos nucleares se constituyó en una espada de Damocles para las sociedades.

Pocos casos podrían ser más paradigmáticos de esta dualidad héroe-asesino, como el de Oliver Cromwell en Inglaterra e Irlanda. Cromwell puede ser visto desde el punto de vista británico como un personaje clave en la construcción de una democracia más amplia en Inglaterra. Al desafiar al rey Carlos I hasta el punto de derrotarlo, y así mismo fortalecer los cimientos del parlamento, en aquel tiempo en Inglaterra el miedo a un rey tirano se fue desvaneciendo. Por el otro lado, desde Irlanda Cromwell es visto como un asesino, quien aparte de ilegalizarlos en territorio británico, se encargó de hacer una persecución con consecuentes escaramuzas donde vasto número de irlandeses murieron.

Los americanos se han retratado a través de su industria cultural como héroes de la segunda guerra mundial. Si bien su apoyo fue vital para derrotar a los nazis, también es cierto que fueron unos asesinos. El hecho que la justicia la hagan los vencedores, hace que un crimen como lo fue la bomba atómica no haya sido condenado.

250px-Simon-bolivar

Simón Bolivar como héroe y asesino

 

Podemos asumir que lo que diferencia a un asesino de un héroe es el lugar que posteriormente ocupa en la historia. El asesino ganador impone que su lucha fue justa y necesaria y desde este punto de vista se justifican sus actos. Mientras que el asesino perdedor tiene que soportar una campaña de difamación histórica, hasta que posiblemente los siglos posteriores le den validez a su buscado objetivo. .

A pesar que la historia humana se ha desarrollado con asesinos cuyos pecados son redimidos a través de la la pluma de la memoria. (recordar la diferencia entre historia y memoria), existe un nuevo panorama que puede alentar a los pacifistas. Es deber entender que la violencia no tiene mucho tiempo siendo cuestionada. Todos estos personajes también se desenvolvieron en un mundo donde los estándares morales eran diferentes, y había casi que nulo control en el ejercicio de la fuerza.

Conforme ha pasado el tiempo los asesinos y la violencia pueden significar un aspecto negativo. Igualmente todavía la violencia tiene millones de adeptos, es algo que viene relacionado con nuestra propia biología y es un trabajo como especie poder controlar esos naturales instintos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s