La lucha por la autoestima (III)

Tercera parte en esta entrega sobre la lucha por la autoestima. Aquí encuentras la parte III.  En esta ocasión se tocarán los temas del mito del amor romántico y  de lo compleja que puede llegar a ser la atracción humana

 

Sobre el amor romántico: 

Una de las claras ansiedades producto de la baja autoestima es el tema de conseguir pareja. Al no ser que usted sea una persona asexual, es natural para nosotros darle una importancia al tema de buscar otra persona que nos acompañe.  Cuando hablamos de un autoestima relacionado con la apariencia física o con ciertas características que no nos gustan, puede hallar su raíz en materia del miedo a no conseguir a alguien que nos “quiera”.

Tengo pensado otra publicación donde discutiré abiertamente el tema, pero voy a introducir la idea brevemente, ya que la considero necesaria para afrontar este asunto: la sobrevaloración del amor romántico

El deseo de encontrar a alguien por supuesto que tiene un componente biológico, los seres humanos no somos la única especie que crea vínculos sexuales o emotivos a largo plazo.  Pero en este punto considero que ha habido un error en la configuración de esta idea; este es el deseo irracional e insostenible de depositar todas nuestras expectativas emocionales en una pareja.

Cuestionamiento a la idea de amor romántico

 

La posibilidad de expresar amor y de recibirlo no solamente tiene que ser reservada a “esa persona ideal”. Comenzando porque no hay algo que podamos llamar una “persona ideal”. A la hora de la verdad nos encontraremos con otros seres humanos con virtudes sí, pero también con traumas, heridas, ansiedades o miedos.  Por otro lado, el amor romántico también carga con la posibilidad de encontrarnos con los peores demonios de otro ser humano, demonios que incluso pueden ser más fuertes que nuestro apego al mito romántico.  

Si decidimos poner todas nuestras energías a la hora de recibir o dar amor en una sola persona, finalmente nos encontraremos con la siempre latente posibilidad de terminar lastimado. Además, al depositar todas nuestras esperanzas también generamos elevadas expectativas, las cuales posiblemente un simple ser humano no va a poder abarcar, siendo esto una receta perfecta para una profunda decepción en la vida. 

La búsqueda del amor no debe tratarse únicamente de buscar una pareja, la búsqueda del amor va mucho más allá. Propongo que esta búsqueda debe darse en la construcción de diferentes vínculos donde podamos obtener eso que nos prometieron que “el elegido o la elegida” nos puede dar.

El amor no tiene que ser represado a la espera de una persona en especial, es mejor que sea ejercido con todos esos seres humanos con quienes nos encontramos afines en la vida, aquí incluimos amigos y familia. En este caso una relación de pareja sería un complemento, más no la base del amor en nuestra vida.

  De este modo nos aseguramos no sobrecargar con falsas expectativas a esa persona que decidió compartir su vida con nosotros.  De esta manera también, ofrecemos un amor más sincero, ya que este  se basa en dar lo mejor de sí, sin esperar la consumación del mito romántico, ese que nos dice que una pareja resuelve todos los problemas de la vida. 

La posibilidad de expresar amor y de recibirlo no solamente tiene que ser reservada a “esa persona ideal”. Comenzando porque no hay algo que podamos llamar una “persona ideal”.

La complejidad de la atracción humana 

Entendiendo lo anterior, ahora  vamos a una parte importante y es hablar sobre la complejidad de la atracción humana. Es claro que hay personas de gran belleza física, sabemos quienes son y entendemos también porque se roban el centro atención. Pero aunque parezca obvio decirlo, frecuentemente olvidamos  que no todas las personas tienen el mismo estándar de belleza, ni siquiera el mismo gusto.

parejas
La industria cultural nos hace olvidar de la belleza en la diversidad del amor

 

Entendiendo lo anterior, ahora  vamos a una parte importante y es hablar sobre la complejidad de la atracción humana. Es claro que hay personas de gran belleza física, sabemos quienes son y entendemos también porque se roban el centro atención. Pero aunque parezca algo obvio decirlo, con frecuencia nos olvidamos que no todas las personas tienen el mismo estándar de belleza o el mismo gusto.

Un ejemplo de ello lo podemos encontrar en el asunto de los fetiches, algo donde podemos ver el gusto por personas obesas, con enanismo, con discapacidad física, anoréxicas y mucho más. La sexualidad humana llega a los niveles de lo perturbador. no olvidemos quienes encuentran atractivo a un animal o incluso en cadáveres. 

Lo que busco dar a entender, es que incluso en nuestra forma actual, teniendo ese cuerpo con el que nos decidimos ser enemigos, con total seguridad somos  atractivos para alguien. El problema es que de muchos nunca lo sepamos, ya que no todas las personas son  capaces de expresar sus sentimientos románticos o sexuales con nosotros. 

Podemos dar por hecho que algunas personas nos verán atractivos, ahora bien eso no significa que sea la misma persona a quienes nosotros consideramos atractiva. Pero más allá de ello, lo que vemos es solo la punta del iceberg, en el modo en que los gustos sobrepasan la idea imaginaria de un único prototipo de belleza

Dan Ariely es un estudioso del comportamiento humano y tiene una obra de las que nos basaremos para las siguientes afirmaciones; su texto es: Las ventajas del deseo. En esta obra el autor se dedica a entender sobre el provecho que podemos obtener de nuestras irracionalidades. 

Debido a un  accidente que ocurrió en su juventud, el autor es franco al mencionar que una de sus preocupaciones era el “mercado del ligue”. Para Ariely verse con un rostro afectado por las quemaduras de tercer grado, se le quitaron las esperanzas de poder establecer vínculos de pareja. 

ariely
Ariely y las marcas que le quedaron de por vida después de su accidente

En sus posteriores estudios Ariely manifestó que las personas somos conscientes de nuestro “nicho de mercado”. Con esto se quiere mencionar que entendemos casi de un modo natural cuales personas son alcanzables o no. El autor es contundente en mencionar que después de su accidente  la percepción de belleza no cambió, además concluye que esto  es totalmente innecesario forzarlo. 

Las personas físicamente agraciadas no necesariamente se van a convertir en más feas y el hecho es aceptar que otros tuvieron más suerte. Por lo anterior, Airely mencionó que  un mecanismo de adaptación es la reconsideración de lo que consideramos deseable en alguien. En este punto, empezamos a darle más importancia a otros asuntos más allá de una apariencia física, aspecto que se puede dar independientemente de la belleza de la persona. 

En el tema de la atracción no solo funciona lo que vemos, sino también otros factores de los que no somos plenamente conscientes.  

Por lo que asuntos como la moral, los comportamientos y los modos son vistos de una manera más detallada,  ampliando el espectro de lo que puede ser considerado atractivo o no. Este fenómeno que ocurre de algún modo en la mayoría de personas, nos permite entender que ya no solo nuestro físico puede atraer sino también características personales. 

Mencionaré un aspecto más sobre el tema de la atracción y son las feromonas. Este asunto sucede de un modo casi inconsciente, pero nuestro olfato juega un rol crucial a la hora de definir quien nos gusta o no. A través de las feromonas el olfato puede detectar algunas pistas sobre los genes de las otras personas, por lo que posiblemente aquello que se le puede llamar “química” es precisamente resultado del efecto de este proceso. 

Por lo tanto, hablamos de un proceso inconsciente, que incluso va más allá del asunto de la belleza física. Podemos ser rechazados por una persona, simplemente por esa cuestión y del mismo modo puede que alguien nos deje de gustar. En el tema de la atracción no solo funciona lo que vemos, sino también otros factores de los que no somos plenamente conscientes.  

Parte IV

Un comentario sobre “La lucha por la autoestima (III)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s