Las debilidades de las teorías de conspiración

 

Las crisis son un terreno perfecto para el surgimiento de las teorías de conspiración. El convulsionado 2020 nos ha hecho entrar en diferentes crisis y esto por supuesto le ha dado combustible a toda esta clase de ideas. A pesar que en ocasiones pueden llegar a confundir, incluso a personas muy inteligentes; el poder de las teorías de conspiración no se basa en la veracidad de sus afirmaciones. En cambio su éxito recae en nuestras debilidades para pensar.

“La realidad es compleja en todas sus dimensiones” Antonio Escohotado

La peor pandemia en los últimos 40 años (unida a la del VIH), la peor crisis económica en casi 100  y un futuro geopolítico incierto, ese es nuestro actual panorama. Son tantas las cosas que han pasado en el 2020; que claramente se escapan a la compresión de cualquier ciudadano, por más inteligente que sea. Somos una especie con sed de certezas y en un escenario como el actual, la gente no se conforma con los sensatos pero poco emotivos: “no sé, no sabemos, estamos investigando”.

Ante tanta incertidumbre las ideas conspirativas ofrecen certezas, fáciles de entender y de digerir. Las conspiraciones para nada son nuevas, han estado con nosotros desde el mismo momento que el ser humano pudo comunicar sus ideas a otros. Este año hemos visto diversas victimas de este fenómeno: las redes 5g, Bill gates, el gobierno chino o el gobierno estadounidense.

Ante tanta incertidumbre las ideas conspirativas ofrecen certezas, fáciles de entender y de digerir.

La gran mayoría de las teorías conspirativas en la historia de la humanidad no han sido dañinas. Esto se da porque la mayoría de ellas son simplemente olvidadas en el tiempo, además que las bases con las que son construidas terminaron siendo absurdas. Ahora bien, es cierto que algunas de ellas pueden llegar a ser peligrosas y hacer que la gente actúe irracionalmente.

billgates
Bill Gates ha sido uno de los personajes predilectos en las actuales conspiraciones. 

En este punto  nos preguntamos, ¿por qué algunas de ellas son tan exitosas?. Es cierto que no todas las teorías de conspiración resultan ser relevantes, pero si son capaces de calar en incontables mentes, sin importar su fama o inteligencia. Esto es lo que tiene  de especial las conspiraciones, tienen el poder de engañar a sabios seres humanos.

Para tratar de entender el porqué estas ideas son populares, hay que partir de una de sus pocas  premisas ciertas: hay cosas que no sabemos, hay cosas que son ocultas. Un historiador del siglo XXIII tendrá a la mano mucha mejor información que nosotros sobre lo que estamos viviendo hoy por hoy. En este preciso momento existen secretos de estado, intereses cometiendo acciones éticamente cuestionables,  decisiones que se tomaron pero que hoy por hoy no sabemos de ellas.

Teniendo en cuenta este vacío de conocimiento, ahí afloran las teorías conspirativas para tratar de dar una respuesta sencilla a un problema complejo. De la primera debilidad de la que se aprovecha las conspiraciones es de nuestra “aversión al caos”. A los humanos se nos hace difícil entender la realidad por fuera de los lentes del propósito o la intención.

Este es uno de los motivos por los cuales cuando ocurre una tragedia, inmediatamente buscamos culpables y no razones. Se nos hace más fácil asimilar que todo se hace por el propósito de un ente, más que la de ver una serie de factores interactuando entre ellos.  Los fenómenos importantes en el mundo son caóticos en la medida que intervienen tantas variables que es difícil pensar en algo o alguien, que controle sea capaz de controlar todas esas dinámicas.

Cuando hablamos de problemas importantes, a las personas no les gusta mucho escuchar las razones por la que ello ocurre. En cambio, tenemos la debilidad de encontrar una explicación donde nos marquen específicamente a un culpable (alguien a quien odiar) y un héroe (alguien a quien amar). Ciertas conspiraciones no se fundamentan en esta dualidad, en algunas simplemente se expone una cara visible (ejemplo Bill Gates) y se le empieza a dar argumentos incitando que es el “villano”; saciando de esta manera nuestra necesidad de culpabilizar.

Teniendo en cuenta este vacío de conocimiento, ahí aflora las teorías conspirativas para tratar de dar una respuesta sencilla a un problema complejo. De la primera debilidad de la que se aprovecha las conspiraciones es de nuestra “aversión al caos”

 

Esta visión donde hay un ente o varios, quienes son esencialmente malos y buscan dominar el mundo con un poder casi de dioses, presenta ciertos problemas argumentativos.

Entender la realidad a través de las intenciones humana:

Karl Popper en su obra “La sociedad abierta y sus enemigos”, manifestaba que un problema del pensamiento conspirativo es el de atribuirle poderes divinos a una entidad o un sujeto. Casi como heredadas del pensamiento religioso, las conspiraciones atribuye que los sucesos que ocurren son producto de la intención de un limitado número de actores.

Esta es una de las razones por las cuales las conspiraciones tienen adeptos, primero porque mencionan que “el malvado”(Bill Gates, los masones, los iluminati, el vaticano, etc) tiene un poder tal para decidir por todo el mundo.

Para creer en estas ideas, hay que dar por sentado tres cosas que realmente no son tan fáciles que pasen. 1) Que los sucesos de la realidad ocurran por una sola causa (siendo estas las intenciones del grupo escogido quien desempeña el rol de “el malvado” 2) Que toda la élite o los poderosos tengan los mismos objetivos, 3) que estos entes sean capaces de controlar todas las reacciones.

La realidad no es monocausal:

A pesar que buscamos atribuir todo a explicaciones sencillas. La historia nos ha enseñado que diversos factores intervienen para que ocurra un proceso o evento histórico. Es muy reduccionista decir que la segunda guerra mundial se dio solo por Hitler, que la llegada a América de los europeos fue solo por un capricho de Colón o que la revolución francesa fue hecha solo para imponer los derechos del hombre. Si bien los individuos tienen un papel importante, los momentos históricos se dan gracias a un contexto que permite  que esto suceda. 

Para entender el concepto que la realidad no es monocausal, mencionaré un evento como es la primera guerra mundial. Decir que esta guerra se dio solamente porque Gavrilo Princip asesinó al archiduque Francisco Fernando, es desconocer un contexto histórico que permitió aquella carnicería. Los otros factores fueron:

1- El auge del concepto del nacionalismo

2- La guerra franco-prusiana (1870-1871): esto dio inicio a las tensiones que resultaron en las trincheras más sangrientas de toda la guerra.

3- El colonialismo: Aspecto que en últimas hizo que una guerra entre naciones europeas terminará con muertos de países africanos o asiáticos

4- La paz armada (1871-1914): Ese periodo que se dio en Europa de relativa paz pero que dio las condiciones para la creación de la triple alianza y la triple entente.

5- El declive del imperio otomano, aspecto que fue influenciando los movimientos de independencia en esta región.

Decir que esta guerra se dio solamente porque Gavrilo Princip asesinó al archiduque Francisco Fernando, es desconocer un contexto histórico que permitió aquella carnicería.

En general, fueron muchos los factores que influyeron para que Europa se convirtiera en un río  de sangre. En los tiempos actuales, los problemas que estamos viendo no solo se reducen a la aparición del Covid-19. También ha influido el crecimiento de los movimientos populistas de derecha, el surgimiento de China como potencia, la guerra comercial entre Estados Unidos vs China, entre otros.

5eea91d6988ee35b4b6f5498
La compleja relación entre Estados Unidos y China, es una de las causas de los acontecimientos actuales

Las élites tienen diferentes intereses: 

Una de las características de ciertas teorías de conspiración se dan en el terreno de ver a un grupo de poder como un ente unido. Dentro de todas las capas sociales hay diferencias y disputas de estatus. Entre los más pobres ocurre este fenómeno y sin duda alguno dentro de los mismos poderosos hay diferencias de visión del mundo.

Tomemos el ejemplo del sector de la energía, para poder entender las diferencias entre poderosos. La industria petrolera es una de las más grandes del mundo, ahí participan activamente sujetos que tienen una capacidad de influencia sobre incluso los mismos gobiernos. Por otro lado, dentro de la misma élite hay incontables personas quienes aprovechan su poder, con el fin de desincentivar la industria petrolera, en favor del uso de energías renovables.

Esto es más claro si vemos el mundo desde un punto de vista más amplio. Hay sociedades con mucho poder donde el asunto religioso es central; por ejemplo parte de las diferencias geopolíticas entre Irán y Arabia Saudi, se da en el marco de la división del islam entre Chíies o Sunnies. A pesar que para el ojo occidental este problema es algo menor, en dichos territorios es un asunto central  sobre el cuál se toman las decisiones importantes.

Las élites y los poderosos no son un grupo homogéneo, asumiendo también un concepto de poder que Foucault en su momento pudo cuestionar efectivamente. Los poderoso no van por el mismo camino, porque entre mismos ellos se ponen obstáculos para evitar el progreso de otros.

 

El poder de las reacciones:

En el anterior punto entendimos que no todas las élites están buscando un mismo objetivo, que detrás de la lucha por el poder hay discursos buscando imponerse.  En este aspecto es donde las teorías de conspiración fallan. Usualmente atribuyendo que si cierto grupo tiene algún interés; entonces todos los demás se quedan de brazos cruzados esperando a ver que ocurre.

Podemos tomar en este caso el ejemplo con las tecnologías 5g. Si aceptamos ciertas conspiraciones sobre ella, debemos tener en cuenta que China es una de las principales precursoras de esta tecnología. Si dicho avance tecnológico tuviera como fin un asunto de dominación, no tendría sentido entonces que por ejemplo en Estados Unidos  avance sobre esta tecnología, dada la rivalidad que se ha gestado entre ambas naciones.

Cuando tratamos de entender la realidad a partir de los intereses y las intenciones de un limitado número de personas. Solemos olvidar que hay gente también con poder que busca que aquel determinado sujeto no logre obtener lo que quiere.  Esto se da en el marco de la competencia y de una voluntad de poder muy humana.

Es cierto que hay gente que está buscando el poder como sea, es cierto también que ellos son capaces de planificar algo de impacto mundial para que suceda. A pesar que ellos puedan ejecutar sus planes, tienen un problema, no pueden controlar la reacción de lo otros que tienen y quieren más poder.

Cuando tratamos de entender la realidad a partir de los intereses y las intenciones de un limitado número de personas. Solemos olvidar que hay gente también con poder que busca que aquel determinado sujeto no logre obtener lo que quier

¿Cómo se obtiene la verdad?

Esta ha sido una de las preguntas claves en la historia de la humanidad y al hablar de las conspiraciones, esto toma relevancia. No voy a pretender resumir una discusión de siglos  en solo unos párrafos, más cuando en este debate han participado varias de las mentes más brillantes de la historia.

Lo que si podemos empezar a descartar son algunas ideas que se han quedado obsoletas a través de la historia. Durante siglos hemos ido  descubriendo que la verdad no se alcanza a través de un elegido que recibe todo el conocimiento de Dios.  También hemos descartado a los oráculos y chamanes que se comunicaban con lo divino para obtener el conocimiento. Ahora hay algo más difícil de debatir y es la consigna que a través de la lógica llegamos a la verdad. 

A pesar que la lógica aristotélica fue un hito en su tiempo, incluso durando siglos  fue la referencia para la obtención del conocimiento, hoy tenemos la posibilidad de criticarla. La lógica según este pensador griego, se construye como una especie de proceso matemático, donde a partir de las premisas y su relación con las otras ideas se puede obtener la verdad.

Con lo anterior se asume que entre más lógica suene una idea más cercana está de la verdad, pero esto tiene ciertos problemas:

260px-Logica-aristotelica
Una de las obras cumbres de Aristoteles: La lógica

La lógica se fundamenta en la relación entre premisas y la información, pero sin tener en cuenta qué tan real es la premisa. En términos sencillos, si usted considera como verdad absoluta que la Nasa nos tiene engañado a todos, será perfectamente lógico suponer que el planeta tiene otra forma. Del mismo si su premisa es que el gobierno de Estados Unidos es la representación del mal, será perfectamente lógico pensar que los americanos  pusieron el coronavirus en China para atacarlo durante la guerra comercial.

Esta es una de las razones por las cuales las teorías de conspiración pueden ser persuasivas, tratan de darte una premisa un poco general como: el gobierno te miente. Al ser aceptada esta premisa, se te pueden incluir detalles que van a parecer completamente lógicos, por lo que al parecer que estas ideas van cobrando  sentido, y las vamos aceptando de manera automática. Este es un problema de nuestra mente aceptar ideas que simplemente nos parecen lógicas.

El método científico abandonó la idea de buscar el conocimiento y la verdad a través de la lógica. En cambio el sistema que lo reemplazaría sería el de la recolección de evidencia. Puede sonar completamente lógico que algunas especies de humanos entraron al agua y se adaptaron por vía selección natural, por lo tanto puede tener mucho sentido que las sirenas existan. El asunto ahora es probarlo y en eso el método científico tiene mucha más fuerza que la lógica.  

Si nos fijamos bien, la ciencia ha sido capaz de descubrir cosas que se escapan a toda nuestra lógica. Un ejemplo de ello es la física cuántica y los conocimientos que hemos obtenido sobre cosas tan raras como quark, electrones o  el Boson de Higgs. Aspectos como que una partícula puede estar en dos lugares al mismo tiempo o que se pueden comunicar a través de miles de kilómetros de distancia no entran en nuestro sentido de la realidad.

La lógica aplicada a la teoría de conspiración:

Para que una conspiración suene bastante lógica utiliza mecanismos sencillos, el primero es identificar a un enemigo. Este primer punto es importante, porque las conspiraciones pueden ser muy adaptables tanto así que aplican para aquel personaje reconocido que tanto odias. Partiendo de nuestro prejuicio negativo hacia ese individuo o sujeto, ahora es darle un propósito y unas intenciones malignas, asignarle el poder de controlar no solo sus acciones sino las reacciones de los otros y ahí tienes una conspiración.

Caer en una teoría de conspiración es fácil, especialmente si tenemos un prejuicio contra la entidad que dicen culpabilizar del problema. Otra cosa que les hace atractivas es que  da la posibilidad de sentirnos moralmente en el grupo correcto: básicamente es explotar algo que los humanos amamos escuchar “ellos son los malos, nosotros los buenos”.

A partir de una mente que está lista para ser juez, el pensamiento conspirativo da una serie de ideas que fácilmente encajan con nuestra visión, sesgandonos en contra de toda aquella información que contradice nuestras creencias.  Finalmente, a partir de una explicación sencilla, con buenos y malos totalmente definidos, donde los malos son los otros y con información que parece lógica a la luz de la escasa información, la conspiración logra así su cometido.

Algunas conspiraciones en la historia resultaron ser ciertas, más son infinitamente pocas  comparadas con todas las que terminaron siendo falsas. El problema es que muchas personas a través de su aversión a cuestionarse, mantendrán estas creencias hasta el fin de sus días. Las teorías de conspiración se sostienen sobre premisas que son muy difíciles de sostener en el largo alcance, pero ofrecen una respuesta sencilla, siendo de esta manera más atractiva para la mente que no busca cuestionarse.

A pesar que las teorías de conspiración pueden ser fáciles de asimilar, sonar bastante lógicas y coherentes, mi mayor consejo es preguntarse por la evidencia que respalda cada información. Separando las teorías de conspiración en pequeñas partes, podremos notar que bastantes de sus pilares se construyen sin una base solida.

Las teorías de conspiración se sostienen sobre premisas que son muy difíciles de sostener en el largo alcance, pero ofrecen una respuesta sencilla, siendo de esta manera más atractiva para la mente que no busca cuestionarse.

La intención de este texto es simplemente demostrar algunos errores que se presentan en el pensamiento conspirativo. Todos tenemos libertad de creer en lo que queramos, pero es importante que en al menos temas tan importantes tomemos precaución a la hora de construir nuestras ideas. Es cierto que la verdad no está en los discursos oficiales, pero tampoco está en una vaga asociación de ideas que sobresimplifica procesos complejos con interpretaciones de héroes y villanos.

“No todo lo que sea lógico, significa que sea cierto”

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s