27 cosas que he aprendido de la vida en 27 años

Este 27 de octubre llego a la edad de 27 años de vida. Más allá de algunos asuntos puntuales he tenido una vida bastante promedio, ninguna hazaña importante pero con un profundo sentimiento de agradecimiento con mi propia existencia. Soy consciente de mi juventud, pero también que ya los dorados 20 años están cada vez más lejos en el recuerdo. Sin embargo, a pesar de reconocer mi ignorancia sobre tantas cosas de la vida que aprenderé con los años, hoy me atrevo a compartir aquello que hasta ahora he aprendido.

1 Haz la paz contigo mismo:

A la única persona que tendrás que soportar toda tu vida será a ti mismo. No tiene sentido estar en conflicto con nuestro propio ser, debemos dar el paso a aceptarnos como somos, mejorar en lo que queremos y valorar lo que tenemos. ¿Si el mejor aliado o peor enemigo que podremos tener somos nosotros? ¿por qué no nos ponemos del mismo lado?

2 Nada te garantiza nada:

En ciertas ocasiones podemos encontrarnos con recetas mágicas. Se nos hacen promesas efectivas sobre cómo bajar de peso, ser exitoso, aprender un segundo idioma, manejar una empresa, etc. La verdad es que el mundo está lleno de personas que siguieron todos los pasos pero nunca obtuvieron lo que quisieron. En la vida no hay camino que te garantice el 100% de probabilidad de éxito. Lo mejor que podemos hacer es simplemente maximizar oportunidades, entre más alternativas tengamos será mejor para nosotros. PD: esto aplica para el resto de consejos que les daré en adelante.

3 Para tener amor en la vida, hay que pensar más en como darlo que en esperarlo pasivamente

Hablo del amor como idea general, aquello que nos vincula a nuestras familias, amigos o a quienes simplemente apreciamos. Para tener amor en la vida la clave es simplemente ofrecerlo, ayudar voluntariamente, invitar a un amigo, buscar oportunidades de encuentro, etc. Esto no garantiza que todos van a corresponderlo, por esa misma razón debemos pensar en ser amorosos pero sin esperar nada a cambio. Eso sí, tenemos que aceptar la incomoda verdad que no en todos los casos funcionará, pero sí que ayudará vínculos que valdrán la pena.

4 La vida no tiene obligaciones contigo:

Esperar que la vida nos trate bien porque somos buenas personas, inteligentes o bondadosos es esperar mucho de ella. La vida puede recompensar, pero en ocasiones simplemente seguirá esos caprichos que simplemente no podemos entender. Un poco en ello es aceptar que la vida no es justa y mucho menos tiene deudas pendientes con nosotros, quedarse simplemente esperando no es una opción.

5 La única obligación que tienen los otros sobre ti es respetarte los derechos

Otra de las angustias por la que pasamos son las expectativas que ponemos sobre las personas que nos rodea o que simplemente conocemos. El mejor consejo es simplemente no esperar nada de nadie, asumir que ninguna persona más allá de respetar nuestros derechos no tiene obligación alguna de esforzarse por nuestro bienestar. Es bastante beneficioso no alterar tu estado de ánimo solo porque una persona no hizo exactamente eso que querías que hiciera en un determinado momento.

6 La felicidad está en una intima relación con la gratitud

Esto no es simplemente decir de boca para afuera que uno está agradecido por tener salud, los seres que ama o ciertas cosas que parecen pura fortuna. El agradecimiento parte del principio de realmente sentirse afortunado por lo que se tiene y actuar como si así lo fuere. Un buen camino es luchar grandemente por tus sueños mientras agradeces en cada momento aquello con lo que puedes contar en el momento.

7. Aprender de inteligencia emocional e inteligencia financiera es necesario:

Tener un amplio vocabulario con las emociones, tomar decisiones con cabeza fría, poder ver las cosas desde otra perspectiva, etc. Todas estas son habilidades adquiridas por la inteligencia emocional, entre más rápido se trabaje en ello mejor podremos afrontar las cosas. Lo mismo ocurre con el dinero, hay que saberlo administrar, las clases de finanzas personales son totalmente necesarias si se quiere sobrevivir.

8 La única constante es el cambio

Somos proclives a generar vínculos emocionales con algo o alguien que tal vez caemos en la ilusión de lo perpetuo. Hay que asumir que todo en algún momento se irá, no importa cuanto lo amemos y así será hasta que nosotros ya no estemos. En esto le doy la razón a los budistas cuando dicen “La raíz del sufrimiento es el apego”

9 La ignorancia y la contradicción son nuestro estado natural

No importa cuanto hayas aprendido, siempre habrá mucho pero mucho más conocimiento del que ignoras al que realmente posees. Diariamente se produce conocimiento en diferentes áreas que es imposible para una maquina limitada como lo es el cerebro absorber toda esa información y quedarse con ello. Hay algo bueno en asumir nuestra ignorancia, la podemos usar para cultivar una curiosidad que nos llenara de placeres al descubrir cada nueva cosa.

Los humanos somos seres contradictorios y en ocasiones es bien que ocurra así, a veces una extrema coherencia puede ser peligrosa.

10. Las virtudes no deben ser impuestas:

En nuestra imperfecta humanidad siempre habrá espacio para desarrollar ciertos defectos que sabemos que están mal. Claramente es más fácil detectar los errores de los otros que los propios nuestros y del mismo modo nos pudiera gustar que todos los demás tuvieran nuestras propias virtudes. Ahora bien, las virtudes son también características particulares y no necesariamente un deber ser. Más allá de unos límites claros que necesitamos para poder vivir en sociedad, obligarnos a todos actuar en una falsa rectitud puede convertirse en una represión que es probable que no termine bien.

11. Es fundamental conocer la diferencia entre un hecho y una opinión

Entiendo la sensación desagradable cuando nos hacen un insulto. El mismo cuerpo rápidamente se encarga de ponerse en alerta y por lo tanto así reacciona como si se sintiera amenazado. Para combatir esto considero que es fundamental tener claro la diferencia entre un hecho y una opinión. Debemos tener en cuenta que la opinión de alguien sobre nosotros, simplemente es eso una opinión.

Ahora bien, si aquella opinión dada es realmente un defecto nuestro (osea que es un hecho) y te molesta, el problema ya no es del que emite el juicio sino de tu mismo al no aceptar tus propios errores. Conocernos bien nos permitirán asumir nuestros propios defectos y estar listos cuando nos ataquen. Del mismo modo también nos llenará de la sabiduría necesaria para reconocer lo absurda que pueda ser la opinión ajena, y recordemos que somos libres para no tomarnos ciertos comentarios enserio.

12. La mente tiene el poder de darte libertad o llevarte a una prisión

Tenemos la capacidad de aprender tantas cosas, el conocimiento precisamente nos permite llegar a este tipo de experiencias liberalizadoras a partir de la magia del descubrimiento. Por otro lado, la mente también le gusta creer que tiene la razón, por lo que pensar y cuestionarnos a nosotros mismo es difícil e implacentero. pero esta falta de autocuestionarnos precisamente nos lleva a la prisión de la mente. Ser crítico y escéptico con lo demás es un buen punto para comenzar, pero ser crítico con nuestras propias ideas puede llevarnos a una gran libertad.

13 La idea de la “media naranja” es peligrosa

Peligrosa en el sentido de generar expectativas que casi nunca caen en la realidad. Aquel idilio de felicidad y donde todos nuestros problemas emocionales se resuelven con el amor de pareja puede llevarnos a las más profundas depresiones. La clave es construir una red de contactos donde prime el amor, luego está bien conseguir una pareja si así lo deseas. De este modo, estarás listo para poder dejar ir y no creer que todo el amor que necesitas está concentrado en un ser humano.

14 Es más fácil seguir que crear

Los humanos tenemos un gusto por el borreguismo. Imitamos a los otros porque simplemente es más fácil hacerlo que detenerse a pensar en el sentido de ello. Tenemos un insano deseo de evitar las preguntas difíciles, por lo que es fácil adherirse a la idea de otros y que ello piense por nosotros. Todo el proceso de crear (pensamiento, ejecutar ideas, hacer proyectos) es más difícil, pero es más satisfactorio que simplemente seguir las pasiones e ideas ajenas.

15 no necesitas ser extraordinario para que la vida valga la pena

Por medio de nuestras diferentes plataformas de comunicación, estamos en constante estímulo de ver la “grandiosa” vida de los demás; es normal a veces sentirse menos por estas cosas. Pero más allá de ese reino del éxito la vida ordinaria también puede ser muy apasionante, especialmente porque seguimos teniendo esas capacidades que nos hacen humanos: reír, llorar, sentir felicidad, abrazar, amar, ayudar, aprender, etc.

16 Tomar agua, meditar, hacer ejercicio y el cultivo de la interacción social como cosas que aportan a nuestra bienestar

En mis incontables horas que he pasado revisando artículos científicos, me he encontrado que cuando se habla del bienestar tanto físico como emocional estas cosas siempre aparecen. Adoptarlas todas puede representar un mejoramiento en nuestro estilo de vida.

17 ¡Que viva el derecho a cuestionar!

Lo necesitamos, es una de las razones por las cuales hemos podido avanzar como especie. Cuestionar las viejas ideas no es fácil, pero usualmente suelen perder ante la fuerza de un mejor pensamiento. Como dije en el punto 12 primero cuestionemonos a nosotros mismos y luego tendremos mejor lente para cuestionar aquella realidad externa.

18. Una de las principales causas de nuestros males es el tribalismo

Esta idea la explico mejor en este articulo. Pero en síntesis, el deseo de pertenecer a un grupo puede llegar a ser peligroso en la medida que se creen categorías de superioridad o inferioridad. Cuando diversos bandos se han encontrado frente a frente, cada uno creyendo realmente que están en el grupo correcto y por ende es válido eliminar a la otredad; de este modo han pasado algunas de la peores desgracias de nuestra especie.

19. No tiene sentido tener envidia

Siempre he tenido problemas con el concepto de envidia. Como individuos a todos nos espera el mismo fin: la muerte y el olvido. Seguramente habrán quienes podrán ser recordados por milenios, pero serán muy pocos. El paso de las generaciones hará que lo que fuimos como vida individual termine quedando atrás en la memoria, no importa quien seas ni a la persona que envidies, todos terminaremos igual.

20. Libertad es vivir sin miedo

Esta frase que personalmente se la escuché por primera vez a Nina Simone me recuerda el poder devastador que tiene el miedo. Claramente el miedo ha sido una ventaja evolutiva, porque nos ha permitido evitarnos peligros irracionales, pero de igual modo una vida sin temor es nuestra mejor arma para arriesgarnos a buscar lo que queremos.

Nina Simone

21. Siempre será mejor intentarlo

Todos podemos tener esa idea que a veces nos da vuelta en la cabeza pero que nunca logramos potenciar. Fantaseamos con ella, pero otros factores como el miedo o las condiciones nos impiden intentarlo. Dado que tenemos una sola vida, que además no sabemos por cuanto tiempo vamos a contar con ella, creo que siempre será mejor decir “lo intenté”. Esto por supuesto nos puede llevar a innumerables fracasos, pero una vez descubres que el fracaso no es el fin del mundo habrás ganado algo mucho más grande y es la capacidad de perseverar

22. Tratar de evitar meterse con el sentido de la vida de las otras personas:

Somos una especie que se siente huérfana ante la inclemencia del caos. Las desgracias y los peligros siempre van a estar al acecho y por ello necesitamos del refugio que nuestras creencias nos puede dar. Si el sentido de la vida de la otra persona no está violentando los derechos de otros, es mejor dejarlo así. Recordemos que la mente humana busca sobrevivir y no necesariamente ir por la verdad. Recordemos que los derechos son para las personas no para las ideas.

23. No tomarse muy enserio la vida

Es nuestra única oportunidad para existir, sentir y disfrutar de la belleza que nos rodea. Pero de igual modo es algo pasajero, rápido y es necesario también saber apreciar que puede ser insignificante. Muchos de nuestros sueños no se lograrán, algunas cosas que jamás pensamos tener llegarán a nuestra vida, esto es una lotería, pero también hay que aplicar ese sano humor para soportarla. De igual modo en medio de nuestras preocupaciones, vale la pena pensar lo pequeño que realmente somos y seguir disfrutando la bendición que nuestro corazón pueda latir una vez más.

24. No le importas a la mayor parte de la gente y eso está bien:

Esto es algo positivo, pero frecuentemente lo olvidamos. A veces nuestros miedos se construyen a partir de imaginar lo que otros pueden llegar a decir de nosotros. Pero lo cierto es que la gran mayoría de personas que conocerás en la vida no van a pensar constantemente sobre lo que pasa en tu vida. La mayoría estamos en el mismo deseo de sobrevivir, cuidar de los nuestros y seguir. A veces nos engañamos por nuestra mente que sobrevalora la importancia que nos dan los demás, más aún si nos dimos cuenta que hablaban de nosotros. Eso por supuesto ocurre pero seguramente no somos la prioridad más grande de los demás.

25. Hagas lo que hagas siempre serás criticado (eso no necesariamente es malo)

Si el anterior punto no fue suficiente para perder los miedos, ahora piensa en que las personas incluso las que tu más amas te criticarán por cualquier decisión, acción o palabras que tomes o digas en la vida. Es normal que las personas hablemos de otras personas, seguramente te llegarán opiniones de otros que pueden llegar a doler, pero recuerda el punto 11 sobre la diferencia entre hecho y opinión.

26. Siempre habrán personas dispuestas a ser bondadosas.

Tal como tú habrás tenido algún acto de bondad, también las otras personas son capaces de hacerlo. En el mundo hay muchas personas que me han ayudado sin esperar a nada cambio, no hay nada mejor que seguir esta cadena de favores. Recordemos que por cada acto de maldad que veamos en las noticias, hay millones de grandes gestos que no tienen prensa pero hacen felices a otros.

27. No nos casemos con nuestras ideas

A lo largo de este escrito he dado algunas ideas con respecto a la vida. Soy consciente que digo lo que me ha servido a mí, si algo de esto te sirve ¡genial!, y si no, y te parece que solo dije estupideces está bien no hay ningún problema. Mis ideas son criticables, y por ello también soy abierto a cambiar de opinión, posiblemente en unos años me cuestionaré algunas cosas de las que pienso ahora, pero por ahora simplemente las comparto con el deseo que puedan servir para algo.

Un comentario sobre “27 cosas que he aprendido de la vida en 27 años

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s