La Guerra de Siria

Quinta entrega del especial de los 10 sucesos más importantes de la década terminante. Esta vez vamos a hablar del conflicto bélico contemporáneo que más atención se ha llevado: la guerra de Siria

Siria ha sido uno de los tristes protagonistas del decenio que está a punto de culminar. Con una guerra que está acercándose a su décimo año, los números nos sirven para recordar lo nefasto y anticuado de una guerra. Más de 6 millones de desplazados, ciudades patrimonio de la humanidad destruidas, incontables sueños rotos y alrededor de 110.000 víctimas mortales nos va dejando este baño de sangre. Sus consecuencias además de la crisis humanitaria la podemos observar con un problema aún sin resolver con respecto a sus refugiados, en especial aquellos que huyen a Europa.

Damasco es una ciudad milenaria, desde su fundación ha visto como la historia ha pasado por ella. Diferentes pueblos, imperios y proyectos que se tejieron en actual mundo árabe han tenido que ver con esta ciudad, que es en realidad un símbolo cultural de la región. La gran Siria o país de Sham ha sido un proyecto buscado por diversos grupos musulmanes para establecer un tipo de “tierra prometida”.

Hoy por hoy Siria tiene grandes reservas de gas y petróleo, además está ubicado de un modo estratégico. Al norte con Turquía tiene una entrada al mundo europeo y por el sur se encuentra el transito hacia Iraq, Líbano y la península arábiga. Dada estas condiciones no es de extrañar que haya sido un territorio históricamente disputado, esto nos permite entender un poco las desgracias del presente.

Damasco, antes y después de la guerra

El 2011 vio el inicio del fenómeno de la primavera árabe, regímenes con décadas en el poder empezaron a caerse poco a poco, especialmente en la zona norte de África. De repente Túnez, Libia o Egipto  empezaron a tomar protagonismo. Los alcances de la primavera Árabe todavía no se conocen totalmente, pero sus diversas motivaciones pueden ser rastreadas a través de un deseo mayor a democracia.  

Al igual que otros países de la zona, Siria tuvo que descolonizarse de Europa en el siglo XX. De esto heredó los viejos problemas como fronteras arbitrarias, debilidad en sus instituciones y la búsqueda de una mano dura que pudiera tener el control. El partido Baaz dominó la escena desde los años 60 con muy poco aprecio por la idea de elecciones populares. Funcionando como una especie de corona el poder se iba heredando y solamente se tuvo elecciones con diversos candidatos en el año 2014, en ese momento ya iban 3 años de guerra.

Damasco es una ciudad milenaria, desde su fundación ha visto como la historia ha pasado por ella. Diferentes pueblos, imperios y proyectos que se tejieron en actual mundo árabe han tenido que ver con esta ciudad, que es en realidad un símbolo cultural de la región.

Bashar Al Assad es una figura central en esta historia. Presidente desde el año 2000 y con una gran popularidad en sus primeros años, Al Assad fue acumulando poder con lo que obtuvo críticos y fervientes seguidores. Antes de la guerra, Siria venía con un crecimiento económico estable pero nada espectacular, un nivel de vida moderado pero mejorando levemente. Las molestias de la población no eran tan relacionadas con la economía, las críticas venían por la falta de democracia y el gran control que tenía el partido sobre la sociedad; impidiendo así que llegasen a consolidarse grandes fuerzas de oposición. 

Bashar al-Assad

Cuando la primavera árabe le estalló en la cara, el presidente determinó que su política era de cero negociación, por lo que decidió buscar aliados y se preparó para lo que sería la guerra. Aprovechando el efecto cascada producto de la caída de Ben Ali o Mubarak, se dio inicio a las revueltas en Siria. Esto daba pie para la creación de diversos grupos rebeldes que estaban en contra del régimen y que empezaron a armarse con tal de conseguir dicho objetivo. En esta ocasión Al Assad estaba dispuesto a sostenerse en el poder y empezó una guerra dialéctica donde catalogó de terroristas a quienes pedían un cambio de estas estructuras.  

Los rebeldes empezaron a recibir ayuda en materia económica de Estados Unidos, mientras que el régimen hizo alianza con la Rusia de Putin. Con todo esto la guerra empezó su natural curso hacia la degradación. El escalonamiento del conflicto poco a poco fue complejizando las cosas, aparecieron más bandos y ya la cuestión dejó de ser el gobierno contra los rebeldes. 

Sobre el conflicto en Siria puede dar la percepción que se ha sobre simplificado, especialmente si se le escribe únicamente en términos que Al Assad fue apoyado por Rusia y los rebeldes por Estados Unidos. Esta versión siglo XXI de la guerra fría se queda corta cuando fueron llegando dos protagonistas importantes: Los kurdos y el estado islámico. 

Estado islámico

Aprovechando el aceleramiento del conflicto que trajo consigo un vacío de poder en diversas zonas del país, el Estado Islámico apareció para aumentar su territorio. Este movimiento extremista tiene sus raíces en Irak, con el tiempo su ejercito fue creciendo y ganaron reconocimiento por su crueldad; la cual no dudaban en exponer por plataformas digitales.

Su impacto cultural fue tal, que de repente musulmanes viviendo vidas tranquilas en occidente se vieron seducidos por un sentido mayor de existencia al decidir combatir a favor del EI (que por cierto ha tenido variados nombre durante este proceso como ISIS o Daesh). El Estado Islamico basò su lucha en la idea de poder insturar un nuevo califato sobre todo esta vasta regiòn de medio oriente, incluso algunos soñadores proponìan un territorio tan grande como el imperio otomano. Por lo que empezar a expandirse sobre el terretorio de la gran siria era un buen punto para comenzar.

Su impacto cultural fue tal, que de repente musulmanes viviendo vidas tranquilas en occidente se vieron seducidos por un sentido mayor de existencia al decidir combatir a favor del EI (que por cierto ha tenido variados nombre durante este proceso como ISIS o Daesh). El Estado Islámico basó su lucha en la idea de poder instaurar un nuevo califato sobre toda esta vasta región del medio oriente. Incluso algunos soñadores proponían un territorio tan grande como el imperio otomano. Por lo que empezar a expandirse sobre la tierra de la Gran Siria era un buen punto para comenzar.

Sobre el conflicto en Siria puede dar la percepción que se ha sobre simplificado, especialmente si se le escribe únicamente en términos que Al Assad fue apoyado por Rusia y los rebeldes por Estados Unidos

El Estado Islámico se fue ganando la animadversión de occidente, esto a raíz de diversos actos donde occidentales fueron asesinados de las maneras mas macabras. Por otro lado, empezaron a generar una producción audiovisual donde quedaban registros de actos tales como: quemar personas dentro de una jaula, empujar homosexuales desde altos pisos, cortar gargantas o ejecuciones masivas lideradas por niños. ISIS nunca tuvo ningún reparo en publicitar y expandir sus vides en Internet.

Los Kurdos por otro lado son una nación sin estado, cuyo territorio buscado (tierra prometida) se encuentra repartido entre Turquía, Iraq, Siria e Irán. El sueño del Kurdistán se teje en una población que tiene un sentimiento nacionalista  inspirado en la lengua y la tradición. Los Kurdos también buscaban su proyecto y fueron bastante útiles a la hora de combatir contra el Estado Islámico

PKK, ala militar de la causa kurda

La guerra de Siria empezó a desbalancearse a a partir de la directa participación rusa, Putin siempre ha mostrado su apoyo a Al Asad, siendo este último beneficiado del poderío militar de los eslavos. En cambio, dentro de los rebeldes habían bastantes divisiones; por lo que a pesar del apoyo que pudo dar Estados Unidos, su falta de unidad fue una de las causas de su debilitamiento.

Durante la presidencia de Obama, Estados Unidos estuvo más envuelto en este conflicto. La llegada de Trump significó la progresiva salida norteamericana en Siria. Esto le pavimentó el camino a al-Assad quien hasta el momento que se escribe este texto, es prácticamente ganador de la guerra Siria. Los rebeldes quedaron atomizados, mientras que los kurdos se encargaron de vencer al Estado Islámico.

La guerra de Siria representó un grave problema que alimentó otras crisis en Europa. Los millones de desplazados sirios, se fueron juntando con los migrantes africanos en su huída al viejo continente. En ocasiones la capacidad de ayuda de los europeos se vio desbordada; pero esto también se dio en otros puntos como Líbano o Turquía.

A esta altura hay varias opciones sobre lo que puede pasar en Siria. Es claro que al-Assad ganó, pero también ganaron los kurdos y esto puede vislumbrar algo de tensión. Rusia al parecer seguirá ejerciendo poder sobre esta zona, por su parte el régimen se mantendrá por más tiempo. Es posible que haya una división de territorio, pero todo entra finalmente en el terreno de la especulación.

En materia humanitaria, como toda guerra no hay nada bueno que resaltar: los abusos de todos los bandos (hubo ataques químicos) , la muerte de civiles, la destrucción de bienes de material cultural, las ciudades destrozadas, los millones de desplazados, etc. Tristemente ciudades como Raqqa o Aleppo ganaron un conocimiento internacional por las más equivocadas razones. Esta década dejó este conflicto como la muestra  que aún somos proclives como especie a caer en la totalidad del absurdo. Millones de vida fueron las afectadas y este fue uno de los grandes fracasos como especie de los últimos 10 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s